INICIO / Columna / La Señal

La Señal

Por Tonatiuh Rangel Tovias
Alguien se tiene que acordar, porque de lo contrario, otros sí lo harán. Me refiero al temible Convoy. Me voy a remontar en tiempo de José Nava Sánchez: Tal y como lo había anunciado don Pepe Nava, el lunes 9 de julio de 1984, concretar la presencia de la Policía Judicial y Rural del Estado, a raíz de la ola de robos como está ocurriendo en la actualidad. Esa fuerza fue bautizada como “Convoy”, con el cual se le daría un golpe bajo a la delincuencia. El entonces capitán Octavio Espinosa Gómez y Baldemar Castro Oviedo, serían los altos mandos de esta fuerza policíaca. Pero claro que no fue del contentillo de la gente, pues el Frente Popular Matehualense –FPM-, creado por estudiantes que buscaban afanosamente continuar con sus estudios profesionales, criticaron la presencia del Convoy, del cual habló el presidente municipal y dijo que era lo más que se podía hacer en la materia para frenar los latrocinios. Sin embargo crecía el repudio hacia esta fuerza por las detenciones consideradas como arbitrarias y anticonstitucionales. Para el 20 de julio de 1984, o sea hace 32 años, se daba por hecho la permanencia del Convoy en la ciudad, siendo reforzado por Javier Sauceda Salas, con siete elementos más, ya que cubrirían otros municipios. Luego de las quejas constantes por los abusos de la judicial, el presidente municipal, José Nava Sánchez, solicitó al procurador de justicia el retiro del “Convoy”, de esta ciudad, y fue el 27 de marzo de 1985, cuando dejó de funcionar, no sin antes dejar una secuela de terror. ¿Se acuerda? Si fue víctima, lo considero, pero en verdad que sí daba miedo, pero bajaron los robos, y subieron los bonos personales de algunos jefes de ese temible cuerpo policiaco. Recordemos que los robos de motocicletas en la actualidad crecieron como la fortuna de un ministerio público, ante una mínima respuesta de los investigadores. La policía ministerial ya no ve lo tupido sino lo cupido… Hace unos días, Manuel Molina Guel, habló a la radio para señalar que el presidente municipal de Real de Catorce, Daniel Calderón Coronado ganaba más de 200 mil pesos de sueldo, pero sin pasar de los 230 mil. Esa hablada originó muchos comentarios y fue aclarado el sábado 2 con una comida, en la que antes de probarla, les aclaró a los periodistas que asistieron, que no ganaba tanto, y por lo tanto, a alguien le dijeron tonto, que, con tanto cuento, es cuánto lo que les quiero decir de este cuento. Y para la otra, no hay que decir cuánto, hasta no saber en realidad, cuánto… En las playas de Vanegas regresó la tranquilidad luego que le regresaron a Roberto Carlos Medina, como presidente municipal en su doble función, las escrituras de un predio que la Auditoría Superior del Estado se las pidió por una irregularidad cometida por el Ayuntamiento hace 16 años. Las tranquilas aguas de la playa de Vanegas, llegaron a la calma, eso sí, sin fuentes de trabajo y con tipos con triple mujer… En Matehuala reconozco a buenos militantes del PRI que sí supieron hacer lo relativo a su partido, mientras que otros se repartieron lo relativo. ¿Quién se quedó con el cemento o el material destinado para la construcción del auditorio? La pregunta es sobre el material, no por el dinero, porque ese pasó a ser de la más gandaya astucia. Y mientras construyen el auditorio que no será, el PRD está pasando por una crisis económica de los mil soles aztecas y solamente tiene marmaja para dos meses. Pero eso sí, junto con el PAN, van en busca de la presidencia de la República para el 2018. Por cierto MORENA, ya tiene el comprador del avión presidencial, lo único graves es que de la cola del avión a la nariz, existe mucho tramo. En otras palabras, para poder vender un avión se necesita tenerlo, buscarle un buen cliente y quedarse con el dinero. Del dicho al hecho, hay un avión, digo.