INICIO / Noticias / Nacionales / Newton ya es huracán categoría 1; podría tocar tierra este martes en BCS El meteoro ocasionará tormentas torrenciales y olas de hasta cinco metros de altura en las zonas marítimas de Jalisco, Colima y Michoacán.
newton2-628x286

Newton ya es huracán categoría 1; podría tocar tierra este martes en BCS El meteoro ocasionará tormentas torrenciales y olas de hasta cinco metros de altura en las zonas marítimas de Jalisco, Colima y Michoacán.

A las 16:00 horas de este lunes, Newton evolucionó a huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson y se ubicaba en el Océano Pacífico, con vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora y rachas de hasta 150 km/h, informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El ciclón se localizó a 240 kilómetros (km) al oeste de Cabo Corrientes, Jalisco, a 350 km al sureste de Cabo San Lucas y a 495 km al sur-sureste de La Paz, Baja California Sur, con desplazamiento al noroeste a 26 km/h.

El meteoro ocasionará tormentas torrenciales en zonas de Jalisco, Colima y Michoacán; tormentas intensas en regiones de Sinaloa, Nayarit y Durango, y tormentas muy fuertes en sitios de Baja California Sur, Zacatecas y Guerrero.

Se prevén olas de hasta 5 metros de altura en las zonas marítimas de Colima y Jalisco; de hasta 4.5 en las de Michoacán; de hasta 3 metros en Guerrero y el sur de Baja California Sur.

Adicionalmente, se estiman vientos de 30 a 50 km/h con rachas de hasta 70 km/h en las costas de Colima, Jalisco, Sinaloa, Nayarit y Baja California Sur.

Las autoridades establecieron una zona de prevención desde Cabo San Lázaro hasta San Evaristo, incluido Cabo San Lucas, en Baja California Sur, donde se espera que el huracán toque tierra este martes.

Debido a que las lluvias persistirán, se exhorta a la población a extremar precauciones y mantenerse atenta a los avisos de Protección Civil y de las autoridades estatales y municipales, ya que las precipitaciones pueden reblandecer el suelo en algunos sitios que podrían ocasionar deslaves, deslizamientos de laderas, desbordamiento de ríos y arroyos o afectaciones en caminos y tramos carreteros, así como inundaciones en zonas bajas y saturación de drenajes en sitios urbanos.